Comunicación científica para todos Ciencia Diseño Arte

QUIENES SOMOS

NIGERIA LUCHA CONTRA SU MAYOR BROTE DE FIEBRE LASSA REGISTRADO

M en C Itzel Rocio Manzano Espinosa

 

Actualmente, la fiebre de Lassa es considerada una de las enfermedades más peligrosas en el mundo, e incluso se reconoce que es parecida al Ébola por el número de muertes producidas y por la falta de cura y vacunas para el control del virus. Se ha reportado que el número de infecciones al año por virus Lassa en África Occidental es de 100 000 a 300 000 casos.

La fiebre de Lassa o fiebre hemorrágica, es una enfermedad viral aguda que ocurre en África Occidental principalmente; fue descubierta en 1969 en el pueblo de Lassa ubicado en el estado de Borno, cuando dos enfermeras misioneras murieron debido a infección por este virus y por ello recibió su nombre. Pertenece a la familia del virus Arenaviridae.

 

La fiebre de Lassa es leve en aproximadamente el 80% de las personas infectadas con el virus y no tiene síntomas observables, el 20% restante de personas infectadas, desarrolla una enfermedad multisistémica grave. La fiebre es asociada con brotes epidémicos, que pueden alcanzar una mortalidad del 50%. Actualmente se han reportado casos del virus en Guinea, Liberia, Sierra Leona, así como en Nigeria; sin embargo, el alcance geográfico real de la enfermedad puede extenderse a otros países de la región.

 

En algunas áreas de Sierra Leona y Liberia se sabe que entre el 10% y el 16% de las personas ingresadas en hospitales tienen fiebre de Lassa, lo que indica el grave impacto de la enfermedad en la población de esta región; este número es tan elevado debido a su forma de transmisión.

 

Los seres humanos se infectan del virus por la exposición a orina o heces de ratas Mastomys infectadas, también pueden contagiarse por contacto con ratas muertas infectadas o utensilios en contacto con las mismas. El virus también puede transmitirse entre los humanos a través del contacto directo con sangre, orina, heces u otras secreciones corporales de una persona infectada, incluyendo la vía sexual, así como por material o equipo médico contaminado. La prevalencia en edad y sexo no varía, sólo personas que viven en áreas rurales, con condiciones sanitarias deficientes o de hacinamiento, están expuestas a mayor riesgo de contacto con los roedores.

 

La enfermedad tiene un periodo de incubación entre 6 y 21 días. Algunos de sus síntomas son dolor en tórax, cefalea o fiebre. En casos graves tiene síntomas sistémicos como: edema facial, líquido en cavidad pulmonar, temblor, desorientación, sangrado de diversos sitios como boca, nariz, vagina o tracto gastrointestinal, presión arterial baja, proteinuria, estado de choque, convulsiones, y coma en etapas posteriores. La muerte generalmente ocurre dentro de los 14 días posteriores al inicio en casos fatales.

 

Para el 2018, del 1 de enero al 11 de marzo, se han reportado 365 casos positivos, 1 386 casos sospechosos y 114 muertes, de acuerdo a lo publicado por el Centro de Control de Enfermedades Infecciosas de Nigeria (NCDC), por ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo ha definido como el mayor episodio de esta patología en el país y ha anunciado que está trabajando con el NCDC para dar una respuesta eficaz y así evitar su propagación a otras regiones y países. La OMS está apoyando a los Ministerios de Salud de los países y regiones afectadas para contener el brote encontrando nuevos casos rápidamente para que puedan ser aislados, tratados y detener así la propagación, en la medida de lo posible. También están capacitando a los trabajadores de la salud sobre la fiebre de Lassa para diagnosticar y tratar mejor a los pacientes; por último, otorgó suministros y equipos médicos de apoyo para campañas de educación y salud pública.

 

El riesgo de que esta enfermedad llegue al continente americano sigue siendo bajo, debido, principalmente, al cerco sanitario que la OMS y los ministerios de salud han realizado para mantener en control el brote del virus; sin embargo, es importante conocer esta enfermedad y su forma de transmisión para acostumbrarnos a manejar las medidas higiénicas necesarias para este virus y otras bacterias, parásitos y animales transmisores de enfermedades.

Bibliografía

 

1. World Health Organization. Lassa fever. Fact sheets [Julio 2017]. Disponible en: http://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/lassa-fever [Mayo 2018].

 

2. El País. Nigeria se enfrenta al “mayor brote” de fiebre de Lassa de su historia. Edición América [Marzo 2018]. Disponible en: https://elpais.com/elpais/2018/03/14/planeta_futuro/1521025744_805321.html [Mayo 2018].

 

3. Icha E. The Facts on Lassa Fever. The Communicator. Healthwatch [2016]. Disponible en: https://www.ncc.gov.ng/thecommunicator/index.php?option=com_content&view=article&id=1172%3Athe-facts-on-lassa-fever&catid=27&Itemid=179&option=com_content&view=article&id=1172%3Athe-facts-on-lassa-fever&catid=27&Itemid=179 [Mayo 2018].

 

4. World Health Organization. Lassa Fever. Infografic. Disponible en: http://www.who.int/csr/disease/lassafever/Lassa-fever-infographic.pdf?ua=1 [Mayo 2018].

 

5. Centers for Disease Control and Prevention. Lassa fever. Factsheet. Disponible en: https://www.cdc.gov/vhf/lassa/pdf/factsheet.pdf [Mayo 2018].

 

6. Centers for Disease Control and Prevention. What you need to know about. Lassa Fever. Factsheet. Disponible en: https://www.cdc.gov/vhf/lassa/pdf/What-you-need-to-know-about-Lassa-factsheet.pdf [Mayo 2018].

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS © SPG COMUNICACIONES SA DE CV 2012-2018

Diseño: A. Victoria Pérez

Aviso de privacidad