Comunicación científica para todos Ciencia Diseño Arte

QUIENES SOMOS

¡NO ABUSES DE LA SAL!

TU CEREBRO Y CORAZÓN LO AGRADECERÁN

MD Ipsae Edith Melgoza Toral

 

Un alto consumo de sal puede tener un impacto dramático en la memoria y el funcionamiento cognitivo, independientemente de su efecto sobre la presión arterial, de acuerdo a un estudio realizado en un modelo animal publicado en la revista Nature Neuroscience.

 

Es un hecho bien conocido —o debería serlo— que demasiada sal en nuestra dieta aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares e hipertensión. Lo  que actualmente se ha descrito es la relación entre una dieta alta en sal, deterioro cognitivo y alteraciones inmunológicas intestinales.

 

Un equipo de investigadores del Feil Family Brain and Mind Research Institute en Nueva York, realizó un estudio de investigación básica en ratones, alimentándolos con el equivalente a casi 6000 mg de sal por día en una dieta humana. Debemos tener en cuenta que tanto los Centers for Disease Control and Prevention como la American Heart Association, recomiendan un consumo de sal de aproximadamente 2300 mg por día como máximo.

 

Se confirmó cómo el consumo excesivo de sal suprimió el flujo sanguíneo cerebral que condujo a una disfunción cognitiva a través de un eje no antes descrito entre el intestino y el cerebro. En particular, la disminución en el flujo sanguíneo cerebral a la corteza y el hipocampo se relacionó con síntomas de demencia. Esto incluyó en los ratones dificultad para navegar un laberinto, reconocer objetos familiares y construir un nido apropiado.

 

Además, la dieta también provocó una expansión de los linfocitos T-helper 17 (TH17) en el intestino delgado, lo que resultó en un aumento significativo de la interleucina-17 (IL-17) plasmática, la cual en el cerebro redujo el óxido nítrico en los vasos sanguíneos, mermando el flujo sanguíneo cerebral. Estos hallazgos fundamentaron la premisa de que el eje entre intestino-cerebro con factores ambientales vinculados a la dieta, conducen a una respuesta inmune adaptativa en el intestino, promoviendo la desregulación neurovascular y el deterioro cognitivo.

 

Si se preguntan por qué son importantes los hallazgos realizados en ratones, deben entender que, en general, los ratones y los humanos comparten prácticamente el mismo conjunto de genes. Casi todos los genes encontrados en una especie, hasta ahora, se han encontrado en una forma estrechamente relacionada en la otra. De los aproximadamente 4000 genes que se han estudiado, menos de 10 se encuentran en una especie, pero no en la otra.

 

Además de tener en cuenta la similitud entre especies, la Dra. Joanna Wardlaw de la Universidad de Edimburgo, Escocia, mencionó que los hallazgos de los ratones concuerdan con datos observados en pacientes, donde refiere observar las características de la enfermedad de pequeños vasos, como lesiones de materia blanca y e infartos lacunares en escáneres cerebrales asociados a mayor consumo de sal.

 

Después de haber comprendido entonces que el daño de una dieta alta en sal ocurre no sólo expresada como enfermedad cardiovascular, sino también manifestada como demencia y alteraciones cognitivas, ¿cómo saber las cantidades correctas de sal en la comida? aquí los tenemos cubiertos.

 

La American Heart Association recomienda puntualmente no más de 2300mg por día y recomienda un límite ideal de no más de 1500 mg por día para la mayoría de los adultos. La sal de mesa es una combinación de dos minerales, aproximadamente 40% de sodio y 60% de cloruro. Lo cual, traducido en algo de fácil entendimiento para todos, las cantidades aproximadas de sodio en cantidades de sal son las siguientes:

 

1/4 cucharadita de sal = 575 mg de sodio

1/2 cucharadita de sal = 1150 mg de sodio

3/4 cucharadita de sal = 1725 mg de sodio

1 cucharadita de sal = 2300 mg de sodio

 

Algo fundamental para tener en cuenta es que se estima que más del 70% del sodio que consumimos proviene de alimentos envasados, preparados y de restaurantes. El resto del sodio en la dieta se encuentra naturalmente en los alimentos (alrededor del 15%) o se agrega al momento de cocinar o sentarse a comer (alrededor del 11%). Esta es la razón por la que no se recomienda el consumo de alimentos enlatados o envasados, en su mayoría sus conservadores son a base de sodio; por esto, las verduras, frutas y alimentos adquiridos en mercado, frescos, sin conservadores, son los que deberíamos consumir diariamente.

 

Si buscan disminuir el consumo de sal diario en su dieta o cambiar en el tipo de sal que consume, no se dejen engañar con que tipos de sal diferentes a la refinada es “más sana” y se puede consumir en mayor cantidad, esto es mentira, la mayoría de las sales marinas no ofrecen ninguna ventaja real para la salud.

 

La sal de mesa y la mayoría de las sales marinas contienen aproximadamente un 40% de sodio en peso, entiéndase que es el mismo porcentaje. La sal kosher y algunas sales marinas pueden tener tamaños de cristal más grandes que la sal de mesa, por lo que pueden tener menos sodio en volumen (por ejemplo, en cucharadita o cucharada). Una cucharadita de sal de mesa contiene alrededor de 2300 mg de sodio, pero una cucharadita de sal marina o sal kosher puede tener menos sodio simplemente porque hay menos cristales en la cuchara. Puede consultar la etiqueta de información nutricional para notar cómo se compara una sal marina determinada con la sal de mesa, que contiene aproximadamente 575 mg de sodio por 1/4 de cucharadita.

 

Pueden entonces dejar que su paladar elija entre sal kosher, sal marina y sal de mesa, todas contienen aproximadamente la misma cantidad de sodio. Lo que deben analizar en si su consumo en sal supera una cucharadita diaria o la cantidad de alimentos envasados o enlatados al día; cualquier cambio de este tipo realizado en el estilo de vida puede hacer la diferencia en la calidad de vida en la vejez. Esto observado y también relacionado con el experimento de los ratoncitos, cuando los regresaron a una dieta normal, con menos sal, tanto el flujo de sangre al cerebro como la función cognitiva mejoraron. Esto nos sugiere que los efectos perjudiciales de una dieta rica en sal son reversibles y nos anima a cambiar nuestro estilo de vida a uno saludable, ¡no dudes en consultarlo con tu médico de confianza!

Bibliografía

 

Faraco G, Brea D, Garcia-Bonilla L, Wang G, Racchumi G, Chang H, et al. Dietary salt promotes neurovascular and cognitive dysfunction through a gut-initiated TH17 response, Nat Neurosci, 2018;21(2):240-249.

 

Boegehold MA. The effect of high salt intake on endothelial function: reduced vascular nitric oxide in the absence of hypertension, J Vasc Res, 2013;50(6):458-67.

 

Shaik MA, Hillman EMC. Skip the salt: your brain might thank you, Nat Neurosci, 2018;21(2):154-155.

Sandoiu A, Collier J. What too much salt can do to your brain, MedicalNewsToday, [16 January 2018] disponible en:

https://www.medicalnewstoday.com/articles/320612.php [revsado septiembre 2018]

 

Bergland C. Excess Dietary Salt Can Impair Cognition via Gut-Brain Axis, Psychology Today, [Jan 19, 2018] disponible en: https://www.psychologytoday.com/us/blog/the-athletes-way/201801/excess-dietary-salt-can-impair-cognition-gut-brain-axis [revisado septiembre 2018]

 

Citroner G. Dietary Salt--Not Just Hypertension--May Affect Brain, Medscape Neurology [May 04, 2018] disponible en: https://www.medscape.com/viewarticle/896056 [revisado septiembre 2018]

 

Alzforum editors. Gut Immune Cells, not Blood Pressure, Blamed for Salt’s Effect on Brain, Alzforum [19 Jan 2018] disponible:

https://www.alzforum.org/news/research-news/gut-immune-cells-not-blood-pressure-blamed-salts-effect-brain [revisado septiembre 2018]

 

Rahhal N. Salt-heavy diet increases the risk of Alzheimer's by starving the brain of oxygen, new study finds, Daily Mail [Sep 10th 2018] disponible en: https://www.dailymail.co.uk/health/article-5271165/Salt-heavy-diet-increases-risk-Alzheimers.html [revisado septiembre 2018]

 

AHA editors. How much sodium should I eat per day? American Heart Association [Last Reviewed: May 23, 2018] disponible en: https://www.heart.org/en/healthy-living/healthy-eating/eat-smart/sodium/how-much-sodium-should-i-eat-per-day [revisado septiembre 2018]

 

AHA editors. Sea Salt vs. Table Salt, American Heart Association [Last Reviewed: May 25, 2018] disponible en: https://www.heart.org/en/healthy-living/healthy-eating/eat-smart/sodium/sea-salt-vs-table-salt [revisado septiembre 2018]

 

AHA editors. Get the Scoop on Sodium and Salt, American Heart Association, [Last Reviewed: Apr 16, 2018] disponible en: https://www.heart.org/en/healthy-living/healthy-eating/eat-smart/sodium/sodium-and-salt [revisado septiembre 2018]

 

NIH editors. Why Mouse Matters, National Human Genome Research Institute, [Last Reviewed: July 23, 2010] disponible en: https://www.genome.gov/10001345/importance-of-mouse-genome/ [revisado septiembre 2018]

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS © SPG COMUNICACIONES SA DE CV 2012-2018

Diseño: A. Victoria Pérez

Aviso de privacidad