Comunicación científica para todos Ciencia Diseño Arte

QUIENES SOMOS

Diabetes Mellitus, una realidad: la ciencia como antídoto ante la negatividad al cambio

MD Ipsae Edith Melgoza Toral

 

La realidad para la epidemia de diabetes mellitus es y será tangible para una gran mayoría de la población mundial en un futuro cercano.

 

Actualmente, aproximadamente 400 millones de adultos en todo el mundo están afectados y se cuantifican 5 millones de muertes anuales. La dirección trazada hacia las enfermedades crónico-degenerativas en las tendencias mundiales no va a cambiar (porque la gran mayoría de las personas elige NO cambiar) así que, al no poder huir de una realidad, resta aprender para buscar las mejores opciones en tratamientos, ¿cuánto se pagará por calidad de vida en el futuro?, ¿cuál es el precio de los excesos/estilo de vida?.

 

Las circunstancias actuales permiten una vida longeva, aunque esto no quiere decir que “años ganados” sea igual a “años vividos”; la calidad de vida es un concepto entendido, analizado y medido para el cual se han establecido escalas de puntuación para su calificación, es así que la ausencia de calidad de vida es un concepto de dominio público y es directamente proporcional a las ganas de vivir, ya sea en el ámbito social, mental o físico. De esta última se desprende la gran necesidad de que, a pesar de una pobre salud, los elementos que se usen para mantener la vida y que mantengan la estabilidad física (como los medicamentos) puedan permitir un desempeño social independiente y paz mental.

 

Los tratamientos para diabetes tienen como objetivo desempeñar una adecuada función hipoglucemiante (entre otras), aunque no dejan de lado la mayor necesidad humana existente de la disminución en los factores de riesgo cardiovascular (primera causa de muerte secundaria a diabetes y sus comorbilidades en muchos países como México) sin que esto signifique mermar la calidad de vida con efectos adversos que impidan el pleno mantenimiento en la estabilidad antes mencionada.

 

En general, sigue existiendo la necesidad de agentes hipoglucemiantes que sean eficaces y bien tolerados para personas con antecedentes/factores de riesgo de diabetes y enfermedad cardiovascular; idealmente deben proporcionar no sólo un control glucémico mejorado, sino también efectos favorables sobre factores de riesgo cardiovascular tales como peso corporal, hipertensión, y dislipidemia; sabiendo esto, debemos apostar por la investigación para que cada día nos ofrezca una mejor calidad de vida a pesar de las patologías que puedan aquejar a un cuerpo humano.

Referencias

 

1. Bacon T, Willis M, Johansen P, Neslusan C, Nuhoho S y Worbes-Cerezo M. The Cost-Effectiveness of Canagliflozin Versus Insulin Secretagogues (Sulphonylureas) or Insulin in Patients With Type 2 Diabetes Mellitus as Add-on to Metformin in Ireland, International Society for Pharmacoeconomics and Outcomes Research (ispor), 2014; 17th annual european congress [8-12 november], Amsterdam, the Netherlands

 

2. Davies MJ, Merton K, Vijapurkar U, Yee J y Qiu R. Efficacy and safety of canagliflozin in patients with type 2 diabetes based on history of cardiovascular disease or cardiovascular risk factors: a post hoc analysis of pooled data, Cardiovasc Diabetol, 2017;16:40

 

3. Henkhaus LE, y Hay JW. Cost-effectiveness of empagliflozin/linagliptin as 2nd-line therapy for adults with type 2 diabetes, USC Shaeffer for Health Policy and Economics, 2016; University of Southern California School of Pharmacy Fellowship for funding

 

4.Herman WH, Edelstein SL, Ratner RE, Montez MG, Ackermann RT, Orchard TJ, et al. Effectiveness and Cost-Effectiveness of Diabetes Prevention among Adherent Participants, Am J Manag Care, 2013; 19(3): 194–202.

 

5.Neal B, Perkovic V, Matthews DR, Mahaffey KW, Fulcher G, Meininger G, et al. Rationale, design and baseline characteristics of the CANagliflozin cardioVascular Assessment Study–Renal (CANVAS-R): A randomized, placebo-controlled trial, Diabetes Obes Metab, 2017; 1–7.

 

6. Pfeifer M, Townsend RR, DaviesMJ, Vijapurkar U y Ren J. Effects of canagliflozin, a sodium glucose co‑transporter 2 inhibitor, on blood pressure and markers of arterial stiffness in patients with type 2 diabetes mellitus: a post hoc analysis, Cardiovasc Diabetol, 2017; 16:29.

 

7. Sabapathy S, Neslusan C, Yoong K, Teschemaker A, Johansen P y Willis M. Cost-effectiveness of canagliflozin versus sitagliptin when added to metformin and sulfonylurea in type 2 diabetes in Canada, J Popul Ther Clin Pharmacol, 2016; Vol 23(2):151-168.

 

8. Schernthaner G, Jarvis S, Lotan C, Prázný M, Wanner C y Wascher TC. Advances in the management of cardiovascular risk for patients with type 2 diabetes: perspectives from the Academy for Cardiovascular Risk, Outcomes and Safety Studies in Type 2 Diabetes, Therapeutics and Clinical Risk Management, 2017;13: 69–79.

 

9.Vega-Hernandez G, Wojcik R, Schlueter M. Cost-Effectiveness of Liraglutide Versus Dapagliflozin for the Treatment of Patients with Type 2 Diabetes Mellitus in the UK, Diabetes Ther. 2017;8(3):513-530.

 

10.Shao H, Zhai S, Zou D, Mir MU, Zawadzki NK, Shi Q, et al. Cost-Effectiveness Analysis of Dapagliflozin versus Glimepiride as Monotherapy in Chinese Population with Type 2 Diabetes Mellitus, Curr Med Res Opin. 2017;33(2):359-369.

 

11. American Diabetes Association, Pharmacologic Approaches to Glycemic Treatment, Diabetes Care, 2017; Volume 40, Supplement 1, pag. S66.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS © SPG COMUNICACIONES SA DE CV 2012-2018

Diseño: A. Victoria Pérez

Aviso de privacidad