Comunicación científica para todos Ciencia Diseño Arte

QUIENES SOMOS

¡JAMÁS DEJEN DE BAILAR!

BENEFICIOS DE LA DANZA COMO TERAPIA EN LA VEJEZ

MD Ipsae Edith Melgoza Toral

 

La esperanza de vida para la mayoría de los países del mundo está aumentando; estadísticamente cada vez hay una mayor proporción de adultos mayores, esto debe estar presente en nuestra forma de pensar con respecto a la sociedad, ya que serán necesarias estrategias de mantenimiento de la participación activa de personas mayores.

 

Un requisito previo crucial para lograr este objetivo es la capacidad de combatir la disminución progresiva de las funciones sensoriales, motoras y cognitivas, así como las consecuencias de los trastornos relacionados con la edad, como el déficit osteomuscular (osteoartritis, osteoporosis), cognitivo (demencia), metabólico (diabetes, cáncer) y por enfermedades cardiovasculares (infartos coronarios, cerebrales).

 

El baile se asocia principalmente con beneficios para la salud física y además de esto, investigadores estudiaron y descubrieron recientemente sus beneficios neurológicos. La compleja coordinación mental que requiere la danza, activa varias regiones del cerebro: el cerebelo, la corteza somatosensorial y los ganglios basales, lo que desencadena respuestas cinestésicas, racionales, musicales y emocionales. Esto fortalece las conexiones neuronales y puede mejorar nuestra memoria.

 

Se han realizado estudios prospectivos con adultos mayores, aun aquellos con enfermedades como Alzheimer, Párkinson y otros tipos de demencia o con requerimientos de apoyo, desde bastón hasta silla de ruedas. Se observó que participar en programas de baile durante un periodo prolongado, puede inducir procesos de neuroplasticidad en regiones cerebrales encargadas de la memoria, observado en áreas como la circunvolución parahipocámpica, parte del sistema límbico que juega un papel importante en la memoria operativa y la recuperación de memoria episódica. También se observa mejora en el control de las funciones motoras voluntarias en la circunvolución pre-central.

 

El baile es un tipo de actividad física multimodal que incluye beneficios cardiovasculares, de coordinación, cognitivos y disminuye el riesgo de demencia. Esto se entiende por el hecho de que el baile requiere una constante toma de decisiones rápidas, en segundos, lo cual es la clave para obligar al cerebro a regenerar las vías neuronales, mejorando la reserva cognitiva y dando mayor complejidad a las sinapsis neuronales; todo esto sin olvidar los beneficios sociales que ofrece una actividad grupal.

 

 “Desempolvar” o reconstruir un complejo neuronal del cerebro funciona de forma parecida al ejercicio; para estar en forma se debe entrenar con regularidad. Entonces, cuanto más puedan bailar, aumentarán los beneficios, teniendo en cuenta que el baile puede adaptarse a las necesidades físicas y mentales de cada abuelito. Claro, tampoco significa que el baile tenga la capacidad de regresar el tiempo y contrarrestar el paso de los años con la degeneración cortical y neuronal que implica, pero, la capacidad de mejorar las funciones cerebrales antes citadas y brindar un motivo para sonreír, disfrutar del momento y querer vivir. Recordemos siempre que vamos para el mismo camino y que una vejez tranquila y feliz es un privilegio que lamentablemente no todos pueden tener, pero que todos quisiéramos vivir.

Bibliografía

 

Swift-Yasgur b, Barclay L. Can Dancing Keep the Older Brain on the Ball?, Medscape Education Clinical Briefs, [11/10/2017], disponible en:

https://www.medscape.org/viewarticle/887605 [revisado abril 2018]

 

Orpen Al. Keep dancing… it turns out it is good for the brain, BioMed Central, [4 Apr 2016] disponible en: https://blogs.biomedcentral.com/bmcseriesblog/2016/04/04/keep-dancing-turns-good-brain/ [revisado abril 2018]

 

Kattenstroth JC, Kalisch T, Tegenthoff M, Dinse HR. Dance Therapy for Cognitive Enhancement in the Elderly, frontiers in Neuroscience, 2009;3,1:100-101

 

Müller P, Rehfeld K, Schmicker M, Hökelmann A, Dordevic M, Lessmann V, et al.  Evolution of Neuroplasticity in Response to Physical Activity in Old Age: The Case for Dancing, Front Aging Neurosci, 2017; 9: 56.

 

Niemann C, Godde B, Voelcker-Rehage C. Senior Dance Experience, Cognitive Performance, and Brain Volume in Older Women, Neural Plast, 2016; 2016:9837321.

 

Neuroplasticity in Aging, Implications for Behavioral and Lifestyle Combined Interventions, Topics in Geriatric Rehabilitation, 2014; 15-17.

 

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS © SPG COMUNICACIONES SA DE CV 2012-2018

Diseño: A. Victoria Pérez

Aviso de privacidad